Las empresas de las zonas francas están liberadas de pagar el Impuesto de Sociedades los cinco primeros años y apenas tributan el 8,75% durante los veinte ejercicios siguientes. Está previsto que la ciudad sea terminal a partir del año que viene de la primera línea de alta velocidad de Marruecos, que la conecta con Rabat, en primer lugar, y con Casablanca en ejercicios siguientes. La de Tánger es la mayor de sus dos factorías (tiene otra más pequeña en Casablanca). Tánger tiene todos los ingredientes para convertirse en una ciudad clave del Mediterráneo en los próximos años. En gran parte de América del Sur los mayores ingresos se deben a la transferencia de jugadores a las ligas europeas, los fondos aportados por las transmisiones de la televisión y la publicidad en las camisetas. Japón. Si fuera por camisetas solo (sin contar el resto del uniforme), la local de Japón igualaría a la visitante de México como la mejor de la cita. Buena parte de la generación de futbolistas letones que disputaría la Eurocopa 2004 se gestó en el vestuario del Skonto.

Está previsto que en 2019 se sume al sector automovilístico marroquí la nueva planta de PSA-Peugeot en Kenitra, al norte de Rabat. Es la nueva élite del norte del país. El salario mínimo en Marruecos es de 1,3 euros la hora, unos 240 euros al mes para una semana laboral de 44 horas por ley (entre cuatro y siete más que en sus vecinos del norte). Un empleado de Polydesign Systems, la empresa de la canadiense Exco Automotive, cobra 280 euros, sin contar horas extras, por realizar tareas textiles, la mayor parte manuales. Polydesign factura 40 millones de euros y es proveedor o subproveedor de marcas como Ford, Jaguar, Citröen, Volkswagen o Volvo. Bajo esas condiciones, empresas multinacionales como Renault, Delphi, Exco Automotive, Siemens-Gamesa, Yakazi, Decathlon o Lear Corporation se han instalado en las áreas libres de impuestos. La punta marroquí del estrecho de Gibraltar es hoy un compendio consolidado de seis áreas industriales y logísticas al servicio de empresas exportadoras con vocación global. Hay más de treinta pequeñas y medianas empresas y talleres de capital español instaladas en Tanger-Med con miles de personas (muchas de ellas mujeres) cosiendo y tejiendo prendas para las marcas de estas cadenas de distribución.

Firmas de sectores aeronáutico, automóvil, textil (se cuentan por decenas los proveedores de Inditex, Mango o El Corte Inglés, muchos de ellos de capital español) o de servicios han encontrado espacio en alguno de los polígonos de la región. Aunque ya ha sido superado por el sector del automóvil, el textil es el segundo mayor proveedor de divisas para el Reino de Marruecos vía ventas al mercado exterior. Este empate suponía una nueva decepción para los rojiblancos, que descendían a la novena posición con diez puntos, a tres del Málaga, sexto, seis del Sevilla, cuarto, y diez del Levante, sorprendente líder de la clasificación. En conjunto, saldrán de las cadenas de producción de las dos factorías 370.000 vehículos este año, un 20% más que en 2016. Y más del 90% tiene como destino el mercado exterior. La enseña francesa ha firmado ya los acuerdos para sacar sus vehículos por Tanger Med, según explica a El Confidencial el director del puerto, Rachid Houari.

20 años, y el más caro del mercado de verano europeo de 2004, por encima de otros traspasos sonados de aquel año como fueron los de Didier Drogba al Chelsea o Samuel Eto’o al Barcelona. ↑ Reportaje del Barcelona S.C. ↑ Burrell, Ian (8 de julio de 2004). «An own goal? Cuatro conjuntos españoles, tres alemanes, dos italianos, dos ingleses y uno francés para un total de 12 se encuentran dentro de los que lideran dicha disgregación, y desde 2004 alguno de ellos ha resultado campeón de la Liga de Campeones. La segunda vuelta fue verdaderamente, una tremenda cuesta abajo para el equipo, pasando de estar a un punto de los puestos de ascenso a estar varias jornadas en puestos de descenso y salvándose en las últimas jornadas de liga. El equipo realizó una buena primera vuelta para terminar perdiendo fuelle en la segunda, y ni siquiera el nombramiento de un entrenador de la casa, Antonio Santos, pudo evitar el descenso. No tuvo suerte en su etapa como balear, ya que dispuso de pocos minutos -jugó 18 partidos- y su equipo terminó descendiendo. El equipo visitante iba ganando 0-6. El árbitro paró el partido, y los jugadores de ambos equipos pactaron una protesta por las pancartas: de vuelta en el campo, acabaron el tiempo pasándose el balón sin competir.